Adiós a GIRLS

Este domingo se emitía el capítulo final de “Girls”, la serie de Lena Dunham ya considerada casi como la voz de una generación. Había muchas expectativas puestas en esta última y sexta temporada, que por lo que puedo leer en redes sociales no se han cumplido. O quizás es que hoy en día es necesario decir que odias el final de una serie para sentirte mucho más cinéfilo que el resto de los mortales. No lo sé. De todas formas es innegable que esta arriesgada apuesta de HBO (emitida por primera vez en 2012) ha sido un caso peculiar, consiguiendo enganchar a aquellos que comenzaron odiando la serie, o viéndola por el simple hecho de criticarla.

El argumento no podía ser más simple: una chica recién salida de la universidad que quiere dedicarse a escribir en Nueva York, unos padres que se plantan y deciden no mantenerla más, y un grupo de amigas que intentan lidiar con su relación de amor/odio. En definitiva, vamos a acompañar durante seis años a cuatro chicas, que al principio nos parecerán insoportables (por recordarnos quizás a nosotros mismos) y que poco a poco maduran y evolucionan (aunque no tanto como esperábamos, y es ahí donde está la realidad).

hbo-s-girls-is-the-best-new-tv-show-of-20121

La forma de tratar esta temática es compleja, desde un punto de vista intimista y realista, haciendo que llores y te rías en la misma escena (el nuevo y genial género de la dramedia), con los diálogos más ingeniosos que he visto en televisión en mucho tiempo. La protagonista, directora y guionista Lena Dunham usa la serie de manera autobiográfica, casi como terapia, lo que hace que la queramos todavía más y que la hayan nombrado ya como “la voz de nuestra generación”. Habla de lo difícil que es crecer, fingir ser mayor cuando no lo eres, lo difícil que es la amistad, alejándose mucho de las pelis Disney del típico “best friends forever” y hablando de cómo las amigas se hacen mucho daño, y aún así son amigas. Habla también del mundo laboral y cómo están las cosas hoy día, ¿qué quieres ser artista? prepárate para trabajar mucho y morirte de hambre. Y sobre todo habla de mujeres, pero no desde el topicazo como casi en todas las series de televisión, sino que trata problemas reales.

Hannah y jessa Girls

(¡Aquí vienen los spoilers! No sigas leyendo si no has visto el final) En esta última temporada mucha gente esperaba ver un final feliz. He leído artículos de “X finales alternativos para Girls” donde SIEMPRE proponen que la protagonista, Hannah, termine con alguno de los chicos de la serie, para no tener que cuidar a su bebé sola. Y yo pregunto a la gente que propone ese final, ¿no habéis entendido nada? ¿sabéis que Lenah Dunham se sacaría los ojos si leyera eso? Justo esta serie va sobre aprender a lidiar sola con tu vida, ser independiente. En un capítulo se nos da a entender que Hannah va a volver con Adam, después de empezar una relación secreta con su mejor amiga, simplemente porque no se siente capaz de seguir adelante sola con todo lo del niño. Mi decepción fue terrible, y no me lo quería creer. Cuando vi que el final era triste y amargo (Hannah sola, siendo ya profesora de universidad y cuidando de su bebé con el apoyo de sus amigas), me pareció justo lo que necesitaba la serie. Es una forma de la directora de decir “no te conformes, vendrá algo mejor, no puedes agarrarte a lo primero que pilles solo por las circunstancias”.

A lo largo de estas seis temporadas hemos aprendido varias cosas. Para empezar que la amistad no es cosa fácil, que hacerse mucho daño también puede formar parte del proceso de aprendizaje. También nos enseña que la gente evoluciona, pero no cambia. Y así lo vemos claramente en el penúltimo capítulo, la fiesta de compromiso de Shosh, donde todas se juntan en el baño para echarse cosas en cara. Jessa sigue tan loca como siempre, ya no es drogadicta pero ella misma lo dice “creo que soy una sociópata” y deja la carrera de psicología porque se ve incapaz de ayudar a alguien. Shoshanna sigue siendo la chica que sueña con el final de cuento, y así lo hace, casándose con el primer tío que aparece y que le ofrece estabilidad. Marnie sigue pensando solo en ella misma, es el ejemplo más claro de altruismo, pues acaba viviendo con Hannah, ayudándole a cuidar a su bebé, pero en el fondo sabemos que lo hace para sentirse un poco mejor después de su divorcio. Y por último Hannah, que nunca abandona su sueño de ser escritora, y que incluso ya con un bebé sigue siendo tan paranoica como para pensar que éste la odia y por eso no quiere su leche.

13GIRLS_SPAN-jumbo-v2
No podía olvidarme de los chicos de “Girls”, que también son maravillosos y divertidos. El estupendo Adam, que empezamos odiando porque creemos que es un pervertido y acabamos amando (y también odiándonos a nosotros mismos por pensar que hace tan buena pareja con Jessa). Ray, con sus manías y su aire viejuno-moderno, nos lleva a reflexiones sobre la vida tan divertidas como ciertas. Elijah con sus ganas de ser una estrella del musical y su bonita amistad incondicional con Hannah.

Decimos así adiós a “Girls”, una serie que ha cambiado la forma de pensar de muchos, con un maravilloso final que nos enseña que la vida no es un camino de rosas y nos deja una sensación de querer ver más ficción realista y menos productos edulcorados.

Pdt: Tengo que confesar una cosa, yo ya me la he descargado de nuevo para volver a verla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s